EL SOLITARIO Y LA POESÍA OCULTA DE DORINDO CÁRDENAS parte 2

Dorindo Cárdenas, música, típico, Panamá, Olvidemos el pasado, Festival en Guararé

Décimoquinto Festival en Guararé y Olvidemos el Pasado son los otros dos grandes éxitos internacionales de Dorindo Cárdenas compuestos por el acordeonista

Nota del editor: Debido a los comentarios que he recibido por el texto de ayer, sobre El Solitario de Dorindo Cárdenas, decidí publicar esta otra parte que tuve que dejar por fuera del texto original debido a su extensión y que servía para contextualizar la nota original.

 

EL POETA DEL ACORDEÓN

El lirismo que alcanzó Dorindo Cárdenas en El Solitario no es coincidencia. Tampoco es casualidad el uso de figuras poéticas en sus canciones. Antes de esta pieza, hubo otras composiciones del músico de Agua Buena de Los Santos como, por ejemplo, Olvidemos el Pasado, con interesantes imágenes literarias.

Voy hacerme un buen lavado cerebral, para cambiarle de rutina a mi vida. 
Dicen que en este mundo nada se olvida,  otra vida nueva voy a comenzar 

Olvidemos el calor de aquellos brazos, que con ancias estrecharon nuestro pecho 
No me quejo de haber perdido aquel derecho, porque, más tarde, más grande era el fracaso. 

Olvidemos el pasado, y vivamos el presente.
Aunque yo ya te olvidado, yo ya no quiero ni verte. 

Seguiré rogando que tú seas feliz, que el Señor siempre ilumine tu camino; 
que ese amor que te encontraste tan divino, nunca vayas a engañarlo como a mí. 

Te llevaste parte de mi corazón, y mi pecho ya lo estoy recuperando. 
Como yo la paso cantando y tocando, en la vida mi consuelo es mi acordeón.

Olvidemos el Pasado, Dorindo Cárdenas.

El Doro hablaba de “lavados cerebrales” a mediados de la década de 1960. Creo que era una lenguaje insual para la música típica (y para la sociedad en general). Aunque menos irreverente, el concepto de “recuperar el pecho” es bastante interesante y original.

“Como yo la paso cantando y tocando, en la vida mi consuelo es mi acordeón”. Este verso muestra ese concepto que se tenía en aquella época, principalmente en Colombia, del músico como juglar. Los acordeonistas (o acordeoneros, dependiendo del país) eran trovadores errantes cuyo destino trágico era vivir de la parranda, gozar de las mujeres; pero, en el fondo, tener un destino trágico y sufrido (lo que hace muy buena conexión con El Solitario).

INTERPRETACIONES

Desafortunadamente, Olvidemos el Pasado en su versión original o interpretada por su compositor no se encuentra ni en Spotify ni en Youtube, por lo que solo les puedo dejar la de Alfredo Gutiérrez, un paseo vallenato.

Olvidemos el pasado ha sido registrada también por otros músicos panameños: Osvaldo Ayala la editó en su disco de 1986, El podermusical; Alfredo Escudero (también compadre de Dorindo) la interpretaba en sus bailes (al parecer, no hay un registro sonoro de esto); y Ulpiano Vergara la publicó en 2006 (si no me equivoco, en el CD Ingratitudes).En Colombia, además de la versión de Alfredo Gutiérrez, se recuerda la interpretación de Rodolfo Aicardí con el grupo Los Hispanos (quienes, después, volvieron a grabar el tema sin Aicardí), aunque hay otros covers, en su mayoría reinterpretaciones del arreglo de este último grupo.

DORINDO EN EL EXTRANJERO

La ignoracia es atrevida, es cierto; pero no me da vergüenza afirmar que Dorindo Cárdenas es, seguramente, el cantautor de la música típica que mayor éxito ha tenido a nivel internacional (el otro que se podría pelear este título es Osvaldo Ayala gracias a su composición Anhelos). Sin embargo, ningún acordeonista panameño se puede pasear en Colombia con tanta jerarquía ni ha sido tan homenajeado por nuestros vecinos suramericanos como “El Poste de Macano Negro”. Cada que va a Valle Dupar para el festival vallenato, Dorindo es recibido como el grande que es.

Este respeto es, seguramente, por la cantidad de artistas colombianos que han reinterpretado las composiciones de Dorindo Cárdenas, principalmente, el acordeonero Alfredo Gutiérrez (en Colombia no se les dice acordeonistas).

EL FESTIVAL QUE LLEGÓ A TODO EL MUNDO

Oiga, mi amorcito, yo te llevaré para el Festival en Guararé 
Oiga, mi amorcito, yo te llevaré al Décimoquinto en Guararé 

Yo me voy mañana, yo voy al Festival (de la Mejorana). 
¡En Guararé, en Guararé!

Décimoquinto Festival en Guararé , Dorindo Cárdenas.

La primera vez que Gutiérrez graba un tema del músico de Agua Buena, fue cuando estaba en el grupo Los Corraleros del Majagual y lanza Décimoquinto Festival en Guararé. El músico colombiano (seguramente por la cercanía con Dorindo Cárdenas, de quien es compadre),  como ya les había comentado, también hizo su propia versión de Olvidemos el pasado y de El Solitario.

Dorindo Cárdenas había grabado la canción en 1964. Al parecer, Gutiérrez descubrió la pieza cuando viajó a Panamá para unas presentaciones, en las cuales, compartió tarima con el santeño. De ahí nació la amistad y el intercambio profesional.

Durante muchos años, Décimoquinto Festival en Guararé,  que también reinterpretó El Gran Combo de Puerto Rico (cuando tenía como cantantes a Pellín Rodríguez y Andy Montañez), fue la mayor referencia en el extranjero de la música típica del istmo.Justamente, esta canción es la primera referencia que llega a tierras colombianas de “El Premier de los Comendadores”, como llaman a Dorindo, y de ese particular estilo musical que suena en Panamá y que a los colombianos les suena tan distinto y, contradictoriamente,  tan similiar al vallenato por momentos.

 

Cuando uno busca en internet, se encuentra múltiples versiones de Décimoquinto Festival en Guararé. Casi todas son porros,  así como la grabaron Los Corraleros; no obstante, siempre hay una que otra sorpresa. Por ejemplo, hace poco, en abril de este año, una cantante colombiana de nombre Adriana Lucía lanzó un disco llamado Porrock (una reinterpretación del cancionero popular, muy al estilo de Clásicos de Provincia de Carlos Vives), que incluye una nueva versión de Décimoquinto Festival de Guararé. El propio Alfredo Gutiérrez pone su acordeón y voz en esta reinterpretación.

En una entrevista de 2016, Cárdenas comentó que, hasta ahora, 16 intérpretes distintos habían grabado Décimoquinto Festival en Guararé. Con esta última versión que les presento, ya son 17 versiones diferentes. Lo más seguro es que con el paso de los años aumentará el número de covers. Estas canciones no tienen fin.

 

Extraído del blog Otra Mirada (TorrijosLegazpi.com) de José María Torrijos Legazpi. 

Nuestro Eterno Agradecimiento a José María Torrijos Legazpi por permitirnos compartir este escrito de su autoria