LA DANZA DE LA PAJARILLA.

Una de las danzas que ha desaparecido de nuestro escenario folclórico es LA DANZA DE LA PAJARILLA.

Esta danza llegó a nuestro istmo de la mano de los españoles que buscaban a través de la danza convertir a los indígenas a la fe cristiana. La danza se asocia a la celebración del Corpus Christie (El antiguo archidiácono de Lieja, Urvano IV, publicó el 11 de agosto de 1264 en la Ciudad de Orvieto La Bula Transitusros De Hoc Mundo que instituía el Corpus Christie)

PAJARILLA (Digital StillCamera)

Puede que el nombre “Pajarilla” sea la versión que le dieran los hombres del Nuevo Mundo al verdadero nombre que posiblemente en su forma del latín llegara a ser incomprendida por los originarios de esta tierra. Sin embargo, debemos anotar que anteriormente en San José de Las Tablas, lugar donde se practicaba esta danza, crecía una flor que llevaba el nombre de PAJARILLA.

Debido a la deforestación esta flor, amante de los humedales, ya no se encuentra en estas tierras, sin embargo algunos investigadores cuentan que la han podido ver en las márgenes del río Majarilla, detrás del Cerro Tijera en Ocú. Es posible que la flor se llevara como tributo ante el altar del Dios cristiano. El nombre científico de esta planta es AQUILEGIA VULGARIS y fue clasificada con este nombre por James Ducke y cuya descripción se encuentra en la obra Flora de Panamá desde 1987.

La danza de LA PAJARILLA tenía elementos indígenas e hispánicos:

APORTE INDÍGENA

• Las maracas 
• Las cutarras
• La capa y la falda: Es quizás la parte más vistosa del vestuario, cuya confección es a base de las hojas nuevas que forman el cogollo de la Palma Real. A estas hojas se les saca la vena central y las pencas se van doblando en forma de escalerilla de una en una, de tal forma que 6 docenas se usan para la capa y 6 docenas para la elaboración de la falda o cinturón.

APORTE HISPÁNICO

• La Mitra: La carátula es un sombrero de copa pero sin ala, aunque tiene el mismo nombre, no se parece al sombrero que usa el Sumo Pontífice; más bien parece un cono y se mantiene recto sobre la cabeza mediante 2 hilos o cintas (barbiquejo) que se amarran bajo la mandíbula inferior.
• La Guitarra.
• El Zapateo.

En la fotografía (agradecemos a Nodier Casanova por suministrarla) observamos a un danzante con la indumentaria: se pueden observar la mitra, las cutarras y la capa y la falda.

Es interesante que en casi todos los aspectos de la danza se conserva el número 12 hasta en cada una de sus fases. Esto pudiera significar: los 12 apóstoles, los 12 meses del año, los 12 hijos de Jacob, las 12 tribus de Isrrael y otros simbolismos bíblicos relacionados con esta numeración.

Las fases de esta danza son:

1. El pasacalle hacia adelante y hacia atrás se ejecuta tres (3) veces para la realización de la Adoración. De rodillas, cabizbajos, representa el momento del encuentro consigo mismo, el ofrecimiento de la danza.
2. Vuelta por fuera
3. Cambio de filas de forma horizontal
4. Cambio cruzado (lo inician las esquinas).
5. Trensilla, cadena culebrilla
6. Cambio cruzado o descruce
7. Trensilla en pares (pasacalle de los dos guías).
8. Caracol (fase rápida) (una fila después de la otra)
9. Vuelta por fuera (voltejeo).
10. Caracol de ambas filas a la vez (fase rápida)
11. Vuelta por fuera
12. Adoración (todos de rodillas).

Algunos datos tomados de los escritos de José Bolívar Villarreal

Fuente: Cultura del Tambor